Boletin del Día
Image default
México Mundial News Tecnología

Difunde Nature a las diez personas clave para la ciencia en 2020

En un año marcado por una pandemia sin precedentes, las mujeres y los hombres de la ciencia hicieron aportes esenciales para el devenir de la humanidad. La revista científica Nature eligió a las diez personalidades más destacadas: quiénes son y qué hicieron

Promedia diciembre y se imponen los balances, los análisis. Y este año de pandemia, en el que la ciencia tuvo un papel preponderante, las mujeres y los hombres que dedican su vida a hallar respuestas que mejoren la de todos bien merecen un lugar destacado en el inventario de este 2020.

La revista científica Nature eligió a las diez personalidades más destacadas, que desempeñaron un papel importante tanto en la lucha contra el coronavirus, como en otros hitos porque, como suele decirse, el mundo siguió girando y no todo fue COVID-19, y fueron muchos los que ayudaron a hacer descubrimientos asombrosos y llamaron la atención sobre temas cruciales.

En la edición de este año del tradicional Nature ‘s 10 estos fueron los seleccionados.

Tedros Adhanom Ghebreyesus y una advertencia al mundo

El biólogo con formación en inmunología de enfermedades infecciosas dirige desde 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) y le tocó enfrentar desafíos en todos los frentes en la lucha contra COVID-19.

El 15 de abril, a un mes de declarada la pandemia, Tedros Adhanom Ghebreyesus se encontró en medio de una tormenta política: el día anterior, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, había dicho que detendría la financiación de la OMS , en espera de una revisión de su respuesta a la pandemia de COVID-19 y sus tratos con China.

Pero en lugar de reaccionar públicamente a las acusaciones de Trump de “mala gestión” y “encubrimientos”, Tedros describió a Estados Unidos como un “amigo generoso” y enfatizó el deseo de la agencia de servir a todos los países y socios durante la pandemia.

“Debido a que estábamos muy alarmados por las tensiones geopolíticas entre las principales potencias, abogamos desde el principio por la solidaridad global”, dijo Tedros en un correo electrónico a Nature .

El hombre se convirtió en el primer director general africano de la organización. Conquistó a muchos investigadores y profesionales de la salud pública con su empatía, accesibilidad y trabajo duro. Pero el COVID-19 realmente puso a prueba la capacidad de la OMS para manejar una pandemia global en rápido movimiento.

Algunos investigadores dicen que Tedros fue demasiado generoso en sus elogios públicos a China y que debería haber sido más franco sobre la información que China ocultó a la agencia, por ejemplo sobre los primeros casos documentados. Hubo “una falta real de voluntad para ser un poco más duro con las autoridades chinas ante la opinión pública”, opinó a propósito Suerie Moon, politóloga del Graduate Institute de Ginebra en Suiza.

Tedros sostiene que su enfoque sigue siendo el “final del juego” de COVID-19: garantizar que todos los países gocen del mismo acceso a las vacunas. A medida que el mundo entra en esa etapa, él promete “simplemente agachar la cabeza y pasar el poder”.

Gonzalo Moratorio, el hombre que supo contener la pandemia en Uruguay

La revista señaló al oriundo de Uruguay como uno de los diez investigadores más importantes de 2020 por el desarrollo de un test de diagnóstico barato y efectivo, que ayudó a su país a contener los contagios del virus.

El hombre es virólogo del Instituto Pasteur y de la Universidad de la República, ambos en Montevideo, y sus colegas diseñaron una prueba de coronavirus y un programa nacional para administrarlo que ayudó a mantener a raya los casos de COVID-19 mientras los brotes se extendieron por América Latina, incluidos los países más cercanos de Uruguay, como la Argentina y Brasil.

Uruguay sigue registrando uno de los índices de mortalidad más bajos del mundo: sólo 87 personas al 10 de diciembre.

El país tenía antecedentes: con una atención médica universal, un sólido sistema de vigilancia epidemiológica y una población relativamente pequeña, de 3,5 millones, evadió con éxito la fiebre amarilla, el Zika y otras enfermedades infecciosas que afectaron a sus vecinos.

Moratorio vio que la forma de evitar los brotes de COVID-19 en espiral era realizar pruebas amplias y aislar los casos positivos. Pero no pasó mucho tiempo antes de que aumentara la demanda mundial de kits de diagnóstico comerciales . Él y su colaboradora desde hace mucho tiempo, la viróloga Pilar Moreno, sabían que la escasez resultante haría imposible que Uruguay adquiriera pruebas y reactivos. “Fue en ese momento que nos dimos cuenta de que teníamos que volvernos independientes de alguna manera”, reconoció Moreno.

A fines de mayo, Uruguay ya realizaba más de 800 pruebas por día y aproximadamente la mitad de los kits se producían en el país. Hoy, ese número es de alrededor de 5 mil, de los cuales aproximadamente el 30% usa el ensayo de Moratorio. La rapidez y coordinación de la respuesta de Uruguay fue impresionante, opinó Zulma Cucunubá, epidemióloga de enfermedades infecciosas del Imperial College London. “Digamos que uno siente envidia de que Uruguay lo haya logrado tan pronto”.

Kathrin Jansen, el cerebro detrás de la vacuna de Pfizer

Cuando se produjo la pandemia de COVID-19, las vacunas basadas en ARN mensajero eran una tecnología no probada. Ninguna empresa había logrado obtener la aprobación para usar uno en humanos antes. Pero con el recuento de muertes en todo el mundo en marzo, Jansen hizo todo lo posible por la nueva plataforma de vacunas.

Como jefa de investigación y desarrollo de vacunas en la firma farmacéutica estadounidense Pfizer, Jansen lideró un esfuerzo vertiginoso y sin precedentes para demostrar que la vacuna COVID-19 de la compañía era segura y eficaz en las personas. Su equipo logró esa hazaña en sólo 210 días, desde el comienzo de las pruebas en abril hasta la finalización de los ensayos clínicos de Fase III en noviembre.

El trabajo valió la pena. El 2 de diciembre, las autoridades sanitarias del Reino Unido aprobaron la vacuna de la empresa para uso de emergencia, convirtiéndola en la primera vacuna COVID-19 que se aprobó sobre la base de los datos de un ensayo de Fase III. Pronto siguió la aprobación en los EEUU y todo indica que así seguirá en otros países.

Jansen tiene un historial de enfrentarse a patógenos desagradables en circunstancias difíciles. Mientras estaba en Merck, inició un proyecto para abordar el virus del papiloma humano (VPH), una infección de transmisión sexual que causa cáncer de cuello uterino, incluso cuando muchos colegas le dijeron que la investigación era una pérdida de tiempo y dinero. Ese esfuerzo finalmente dio como resultado la primera vacuna contra el VPH del mundo, Gardasil, que se espera que salve millones de vidas mediante la prevención del cáncer.

Jansen trabajó en vacunas contra el ántrax y la viruela en una empresa ahora desaparecida llamada VaxGen, antes de unirse a Wyeth, que más tarde se convirtió en Pfizer después de la fusión de las empresas. Allí, mejoró la vacuna antineumocócica de la compañía, casi duplicando la cantidad de cepas bacterianas cubiertas, de 7 a 13, y reduciendo drásticamente las tasas de neumonía, infecciones del torrente sanguíneo y meningitis en el proceso. El producto resultante, Prevnar 13, es ahora la vacuna más vendida en el mundo. Gardasil ocupa el segundo lugar. En 2021, las ventas de la vacuna Pfizer – BioNTech COVID-19 podrían eclipsar ambas juntas.

Zhang Yongzhen, el dueño de la secuencia de ARN del coronavirus

La batalla científica internacional contra el COVID-19 comenzó la mañana del 11 de enero en Shanghai. Fue entonces cuando el virólogo Zhang Yongzhen, después de días de vacilación, acordó publicar en línea el genoma del virus que estaba causando una enfermedad similar a la neumonía en Wuhan, China.

Su intercambio le mostró al mundo que se trataba de un nuevo coronavirus y similar al que causó el mortal brote de SARS en 2003 (síndrome respiratorio agudo severo). Los investigadores estudiaron de inmediato el genoma para investigar las proteínas clave del virus, producir pruebas de diagnóstico y diseñar vacunas. “Ese fue el día más importante del brote de COVID-19”, reconoció Linfa Wang, viróloga de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Singapur de Duke.

Zhang todavía se maravilla de la rapidez con la que se identificó el SARS-CoV-2. En 2003, los científicos tardaron varios meses en identificar al coronavirus del SARS como la causa . La tecnología de secuenciación de próxima generación marcó la diferencia, y Zhang fue uno de los más prolíficos en su aplicación; él y Holmes informaron sobre miles de nuevos virus de ARN. De hecho Zhang estableció una red de laboratorios en China para intentar monitorear los virus emergentes. Espera predecir y defenderse de los brotes antes de que comiencen.

Aunque no logró eso para el SARS-CoV-2, está orgulloso del reconocimiento que ha recibido de científicos de todo el mundo por su intercambio de datos.

Li Lanjuan, la ideóloga del encierro para controlar al virus

El 18 de enero, el máximo organismo administrativo de China envió a la epidemióloga Li Lanjuan y otros expertos a Wuhan para evaluar su brote viral. Unos días después, la experta de la Universidad de Zhejiang en Hangzhou pidió que Wuhan, con una población de 11 millones de habitantes, fuera bloqueada de inmediato. “Si la infección continúa propagándose, otras provincias también perderán el control, como Wuhan. La economía y la sociedad de China sufrirán seriamente”, había adelantado en una entrevista el 22 de enero en la televisión estatal china.

Las advertencias de Li y Zhong ayudaron a impulsar una acción decisiva.

El 23 de enero, se bloqueó todo el transporte dentro y fuera de Wuhan, y se ordenó a las personas que se quedaran en casa. En ese momento, el cierre, que duró 76 días y se hizo cumplir enérgicamente, fue una reacción exagerada para muchos.

“Bloquear una ciudad de 11 millones de personas para detener la fuga de infecciones fue algo único”, opinó Ben Cowling, epidemiólogo de la Universidad de Hong Kong, quien no cree “que haya precedentes de esto”.

China tomó una acción decisiva, pero otras naciones no fueron tan audaces. “Muchos países parecen haber olvidado los principios básicos del control de epidemias o tenían asesores sin los conocimientos necesarios, que andaban a tientas y aprendían sobre la marcha. Pero no China”, coinciden desde el gigante asiático.

Jacinda Ardern, la líder necesaria en toda crisis

La primera ministra de Nueva Zelanda ganó elogios por la acción eficaz durante la pandemia.

El 14 de marzo con sólo seis personas infectadas en el país (todas vinculadas a viajes al extranjero) anunció una serie de medidas estrictas para frenar el brote, incluido el autoaislamiento de dos semanas para todos los que lleguen a Nueva Zelanda, el cierre de puertos marítimos para cruceros y restricciones de viaje a vecinos vulnerables del Pacífico. “No me disculpo”, dijo. “Debemos esforzarnos y debemos ir temprano. Debemos hacer todo lo posible para proteger la salud de los neozelandeses”. Menos de dos semanas después, Nueva Zelanda entró en un bloqueo nacional.

En un momento de ansiedad global, Ardern recibió elogios internacionales por liderar a su nación con compasión y acción decisiva. Ella unificó al país de 5 millones de habitantes detrás de medidas sin precedentes que hicieron de Nueva Zelanda una rara historia de éxito en la pandemia. La nación insular a la fecha eliminó dos veces los brotes comunitarios de COVID-19 , limitando los casos a poco más de 2 mil y las muertes a 25.

A pocos países les fue tan bien en su respuesta al COVID-19. Los especialistas dicen que Nueva Zelanda se benefició de su aislamiento y su pequeño tamaño. Pero incluso con esas ventajas, pocos líderes superaron las incertidumbres científicas tan hábilmente como Ardern, dijo la experta en administración Michaela Kerrissey de la Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan en Boston, Massachusetts. Mientras otros líderes caían presos de la inclinación natural a retrasar la actuación hasta que hubiera más información disponible, Ardern lideró una respuesta rápida.

Una abrumadora mayoría de neozelandeses prestó atención al consejo de su primera ministra cuando se impusieron restricciones, y las encuestas de opinión mostraron consistentemente más del 80% de apoyo a las acciones del gobierno, incluidos los cierres. En octubre, la líder progresista fue reelegida con un gobierno de mayoría, la primera vez que un partido político gobierna con mayoría desde 1996.

Anthony Fauci, el defensor de la ciencia

En sus más de 40 años de carrera como investigador de enfermedades infecciosas, Anthony Fauci fue aclamado como un héroe y condenado como un asesino. Sus fanáticos más dedicados crearon tarjetas de béisbol y muñecos con cabezones a su semejanza, mientras que otros lanzaron amenazas de muerte y acosaron a sus hijos.

Como director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los EEUU, en Bethesda, Maryland, Fauci guió a seis presidentes y a una nación ansiosa a través del temor a los ataques con armas biológicas y los brotes de VIH, Ébola y Zika. Ahora, su papel de asesorar al gobierno y comunicarse con el público durante la pandemia de coronavirus lo convirtió en el médico de la nación.

La escala de la pandemia de COVID-19, y la politización de la respuesta de salud pública a ella, obligaron a Fauci a ir mucho más allá de lo que había hecho antes, dijo el epidemiólogo Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas en el Universidad de Minnesota en Minneapolis. “Ha sido una parte fundamental para tratar de ayudar al público a comprender lo que significa la ciencia y lo que podemos hacer al respecto, y eso incluye, por supuesto, a nuestros líderes electos”, dice Osterholm.

Esos esfuerzos encontraron resistencia, pero Fauci no es ajeno a las fricciones.

Las amenazas lo hicieron “más enojado que asustado”, dicen los que lo rodean.

No todo es COVID-19

la prestigiosa revista destacó a otras personalidades de la ciencia que trabajaron duro este 2020, más allá de la pandemia.

Verena Mohaupt, la patrullera del Ártico

En una misión ártica sin precedentes, esta jefa de logística mantuvo a los científicos a salvo de los osos, del frío extremo y de ellos mismos.

No había forma de retirarse cuando vieron al oso polar. Verena Mohaupt y un puñado de colegas quedaron atrapados en un trozo flotante de hielo marino mientras el oso los miraba, olfateando el aire. Fue una señal peligrosa.

“Ahí es cuando todo comienza”, reconoció Mohaupt, “y te concentras en lo que es importante”. Cuando un colega disparó una bengala al cielo como un disparo de advertencia, Mohaupt comunicó por radio su nave de investigación a unos pocos kilómetros de distancia. Afortunadamente, el helicóptero del barco llegó rápidamente y Mohaupt no tuvo que usar el rifle que colgaba de su hombro.

Vigilar a los osos era un deber habitual de Mohaupt, coordinadora de logística de una misión de un año conocida como Observatorio multidisciplinario a la deriva para el estudio del clima ártico (MOSAiC), la mayor expedición de investigación del Ártico de la historia. Dirigida por el científico atmosférico Markus Rex de AWI, la expedición recopiló mediciones que ayudarán a los modeladores a pronosticar mejor cómo el calentamiento transformará la región, y el resto del mundo, en las próximas décadas.

Encargada de la seguridad de la misión, Mohaupt diseñó un extenso curso de capacitación para los participantes en el que aprendieron cómo protegerse de los peligros del Ártico.

La mujer dice que no planeaba una carrera en logística polar, pero que siempre se sintió atraída por el norte, incluso mientras estudiaba biofísica en la universidad. Esa formación científica la ayudó a trabajar de cerca con cada grupo de investigación para asegurarse de que tuvieran el equipo necesario para sus investigaciones. Su equipo de logística también incluía miembros que actuarían como guardias de osos polares mientras los investigadores estaban en el hielo.

La mayor preocupación de Mohaupt durante la misión fue el frío, y su equipo trabajó en estrecha colaboración con los investigadores para mantenerlos fuera de peligro. Más allá del extenso entrenamiento inicial que brindaron a los científicos, Mohaupt y sus colegas siempre empacaban un termo adicional de té o chocolate caliente para cualquiera que saliera al hielo. Con todas estas precauciones, solo hubo un caso grave de congelación durante la misión de un año. “Estaban allí para asegurarse de que estuviéramos protegidos”, dice Allison Fong, bióloga de AWI y co-líder del equipo del ecosistema de MOSAiC. “Verena es sin duda la campeona de eso”.

Adi Utarini, la experta en mosquitos que podría ayudar a eliminar el dengue

A medida que el coronavirus COVID-19 barrió el mundo este año, Adi Utarini se centró en combatir una infección mortal diferente: la fiebre del dengue. En agosto, su equipo informó de una gran victoria que podría señalar el camino hacia la derrota de esta enfermedad, que afecta a hasta 400 millones de personas al año, y posiblemente también a otras transmitidas por mosquitos.

Utarini y sus colegas lograron reducir los casos de dengue en un 77% en partes de una gran ciudad de Indonesia liberando mosquitos que habían sido modificados para evitar que transmitieran el virus. Los epidemiólogos elogiaron el resultado como asombroso y como una victoria largamente buscada contra un virus que ha afectado a muchos países, especialmente a las naciones de bajos ingresos en Asia, África y América del Sur.

“Fue un gran alivio”, dice Utarini, investigadora de salud pública de la Universidad Gadjah Mada (GMU) en Yogyakarta, donde se llevó a cabo el ensayo, y científico principal del estudio en Indonesia.

El proyecto fue el primer ensayo controlado aleatorio, el estándar de oro en la investigación clínica, de un enfoque completamente nuevo para controlar el dengue.

Los mosquitos Wolbachia ahora se están liberando en Yogyakarta y, por primera vez, los investigadores del dengue están contemplando la idea de que podrían eliminar el virus de una ciudad o quizás incluso de un país. “La gente lo describe como vacunar la tierra”.

Paradójicamente, el año triunfal de Utarini también se vio afectado por la tragedia, ya que en el mes de marzo su esposo, un farmacólogo, murió de COVID-19.

Chanda Prescod-Weinstein, la cosmóloga que se enfrenta al racismo en la ciencia

Ganó dos nuevas becas, contrató a su primer investigador postdoctoral y comenzó a codirigir un grupo que está trazando un mapa de las próximas dos décadas de investigación utilizando observaciones astrofísicas para estudiar la materia oscura. También terminó su primer libro, comenzó otro, escribió una columna mensual para la revista New Scientist , publicó dos capítulos en libros en el campo de la investigación educativa y guió a dos estudiantes graduados a través de sus primeras publicaciones en sus programas de doctorado. Chanda Prescod-Weinstein hizo todo esto mientras ingresaba a su segundo año como profesora titular en la Universidad de New Hampshire en Durham.

Y hay más: a principios de junio, ella y otros científicos organizaron la Huelga por Vidas Negras, una campaña en línea de alto perfil para exigir que las instituciones confronten el racismo en la ciencia y el racismo anti-negro en toda la sociedad. La idea surgió de una conversación en línea que tenía con Brian Nord, un físico del Laboratorio Nacional de Aceleración Fermi en Batavia, Illinois. Casi al mismo tiempo, Brittany Kamai, física de la Universidad de California, Santa Cruz, le envió un correo electrónico a Prescod-Weinstein para contarle sobre su propio plan de pedir un cierre como una forma de impulsar el cambio. El esfuerzo de los voluntarios creció y los dos equipos se coordinaron para correr la voz.

El movimiento logró tal atención en parte gracias a los científicos consumados que se adhirieron, y Prescod-Weinstein no es una excepción. Su pasión por la ciencia y las matemáticas fue clara desde el principio. Inspirada por A Brief History of Time , el documental de 1991 sobre Stephen Hawking dirigido por Errol Morris, Prescod-Weinstein decidió a una edad temprana que quería una carrera en física.

La convocatoria de junio para la huelga y el cierre se produjo después de los asesinatos de Breonna Taylor, George Floyd, Ahmaud Arbery y otros, muchos en interacciones con la policía. Sus muertes “son solo algunos ejemplos de la violencia y el racismo con los que los negros viven todos los días, y lo han hecho durante siglos, en los EEUU, Canadá y en todo el mundo”, según un llamado a la acción de Particles for Justice, un grupo de físicos que previamente se han pronunciado sobre el sexismo en la ciencia. Prescod-Weinstein se esfuerza en señalar que ni ella ni nadie más estaba a cargo de Particles for Justice; fue un esfuerzo verdaderamente colectivo, una “familia”, dice.

Los grupos también desafiaron a las instituciones científicas a comprometerse a tomar medidas para hacer que sus organizaciones sean más inclusivas y activamente antirracistas, utilizando los hashtags de las redes sociales #ShutDownSTEM, #ShutDownAcademia y #StrikeForBlackLives.

El trabajo de Prescod-Weinstein abarca la astrofísica y la teoría de partículas. Por ejemplo, está interesada en cómo los axiones podrían influir en la formación de galaxias y otras estructuras. También está comenzando a usar observaciones astrofísicas para explorar cuáles podrían ser las propiedades de los axiones y si las partículas podrían ser la materia oscura del Universo, que los investigadores buscaron durante décadas. “Mi interés en ellos va más allá de la cuestión de la materia oscura, sólo a la pregunta de si existen, si existen y cómo se comportan”, reconoce.

 

Related posts

Primeros resultados positivos de la vacuna de Moderna Therapeutics contra el coronavirus [VIDEO]

Boletin del día

Tenemos que regresar y ser campeones: Ricardo Peláez

Boletin del día

Logran paso clave para la producción mejorada de combustible de hidrógeno

Boletin del día