Boletin del Día
Image default
Criptomoneda News

Criptomonedas: por qué se han estrellado y qué podría significar a futuro

Si hubiera invertido 100 libras en la criptomoneda Luna hace un mes, podría haber estado tranquilamente seguro de haber hecho una apuesta sensata. Pero el valor de Luna ha caído drásticamente desde entonces: en el momento de escribir este artículo, esas 100 libras esterlinas valen alrededor de 4 peniques.

Luna no fue de ninguna manera la única víctima en una semana en la que las criptomonedas cayeron un 30%. Algunos se han recuperado hasta cierto punto, pero esto aún representa una pérdida total de siete días de más de US$500 millones (£410 millones), lo que genera preguntas existenciales sobre el futuro del mercado.

Esta caída posiblemente fue provocada por un “ataque” financiero a la moneda estable Terra (UST), que se supone que debe coincidir con el dólar estadounidense, pero actualmente se cotiza a solo 18 centavos. Su moneda asociada, Luna, colapsó posteriormente.

Un ataque de este tipo es extremadamente complejo e implica realizar múltiples operaciones en el criptomercado en un intento de desencadenar ciertos efectos, lo que puede proporcionar al “atacante” ganancias significativas.

En este caso, estos intercambios hicieron que Terra cayera, lo que a su vez hizo que su moneda asociada, Luna, también cayera. Una vez que se notó esto, causó pánico, lo que a su vez provocó retiros del mercado, lo que luego provocó más pánico. Algunas monedas estables (pero no todas) dependen en gran medida de la percepción y la confianza, y una vez que esto se sacude, pueden producirse grandes caídas.

Crucialmente, las grandes caídas recientes en las criptomonedas han puesto en duda cuán estables son realmente las monedas estables. Después de todo, están diseñados para tener una volatilidad prácticamente nula al mantener una “fijación” a algún otro activo subyacente.

Sin embargo, los efectos vistos esta semana se extendieron a todo el espacio criptográfico, para crear pérdidas de un solo día similares, o posiblemente peores que, un “Miércoles Negro” para las criptomonedas (el Miércoles Negro fue el día en 1992 cuando los especuladores forzaron un colapso en el valor de la libra). Incluso la principal moneda estable, Tether, perdió su paridad, hasta 95 centavos por dólar, lo que quizás demuestra la necesidad de regulación. Porque si las monedas estables no son estables, ¿dónde está el espacio seguro de las criptomonedas?

Criptomonedas: por qué se han estrellado y qué podría significar a futuro

La respuesta de los inversores será clave para el futuro de las criptomonedas. Ya hemos visto pánico y desesperación, y algunos comparan este colapso con una corrida bancaria tradicional. Pero con las corridas bancarias, los clientes tienden a preocuparse de que su banco no pueda darles su dinero, en lugar de preocuparse de que su dinero no tenga valor.

Una comparación más precisa es con las caídas del mercado de valores, donde los inversionistas se preocupan de que las acciones que poseen pronto pierdan su valor. Y hasta ahora, la reacción a este colapso de las criptomonedas sugiere que una gran parte de los poseedores de criptomonedas ven sus inversiones de manera similar.

A pesar de la volatilidad histórica de los precios, existe una suposición básica que a menudo se observa en el comportamiento de los inversores: que el precio del activo aumentará y seguirá haciéndolo. En este escenario, el inversor no quiere perderse. Ven que el activo aumenta, lo consideran una “cosa segura” y luego invierten.

Frecuentemente animado por los éxitos iniciales, el inversionista puede luego invertir más. Combine esto con las redes sociales y el temor de perder ganancias “inevitables”, y las inversiones continúan.

En pocas palabras, muchos habrán invertido en criptomonedas porque creían que los haría más ricos. Esta creencia sin duda ha sido sacudida.

Pero otra motivación para invertir en criptomonedas puede ser la creencia en su naturaleza transformadora, la idea de que las criptomonedas eventualmente reemplazarán las formas tradicionales de intercambio financiero.

Para estos inversores, cualquier aumento en el valor de una criptomoneda es una demostración del poder creciente de la criptomoneda sobre el dinero tradicional. Pero del mismo modo, una disminución significativa en el valor de las criptomonedas no es simplemente una pérdida monetaria, es una pérdida ideológica.

Sin embargo, al mismo tiempo, esta postura ideológica crea un grupo de inversores con muchas menos probabilidades de vender ante una fuerte caída. Y es este grupo el que aún puede brindar esperanza para el sector.

En las caídas bursátiles establecidas, hablamos de un retorno al “valor fundamental”. Con frecuencia se supone que el valor fundamental de la criptografía es cero. Sin embargo, tal vez haya al menos algún valor fundamental que se base en la creencia. El tamaño del grupo de inversores que poseen criptomonedas porque creen en su futuro a largo plazo y la promesa de un nuevo dinero pueden determinar el valor fundamental de las criptomonedas.

De hecho, si consideramos a los inversores en criptomonedas como diferentes grupos con diferentes motivaciones, podemos comprender mejor los comportamientos que estamos viendo. Los inversores tal vez puedan consolarse con que hayamos visto lo peor con este desplome y que se avecinan tiempos mejores.

Pero como te dirá cualquier asesor financiero, en cripto como en cualquier otro mercado, nada está garantizado.

Fuente: Forbes México 

Publicaciones Relacionadas

Descubren cómo el cerebro procesa las matemáticas: varía con la edad

Boletin del día

Científicos logran revertir la obesidad con un fármaco usado para el corazón

Boletin del día

Millones de horas de supercomputación para simular una supernova extrema

Boletin del día